Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Gobierno Cercano

Con la paz gana el comercio

Imagen: Pixabay

De la mano de los impactos positivos de la paz en la economía de Colombia, nuestro país podrá consolidar su potencial para las actividades comerciales. Más facilidad para la movilización de mercancías entre regiones, mayor inversión extranjera y exportaciones, son algunos de los beneficios que se verán reflejados en este sector.

En cuanto a comercio exterior, uno de los grandes desafíos actuales de Colombia es fortalecerse para ofrecer valor agregado a través de sus productos. Precisamente, la paz estimulará la innovación, gracias a la renovación de la confianza para invertir en Colombia, crear nuevas empresas o instalar sucursales. También será posible un mayor aprovechamiento del atractivo de nuestro país en materia de recursos naturales, manufactura y potencial de exportación.

Al interior del país, la competitividad también se verá favorecida por las mejoras en la  infraestructura vial y de transporte, la seguridad ciudadana y la educación: ya no será tan costoso mover un producto de una región a otra dentro del país; la reducción del desempleo generará mayor poder adquisitivo; habrá más facilidades para el emprendimiento y mano de obra más calificada; y el debilitamiento de las actividades ilícitas, permitirá fortalecer la lucha contra el contrabando.

La cifra:

Se señala que los comerciantes podrían aumentar sus ventas en un 30%, ya que tendrán más acceso a materia prima, lo que les facilitará encontrar precios más favorables. Así mismo, el hecho de tener más libertades para recorrer el país, les permitirá planear y ejecutar sus cadenas logísticas de forma más eficiente y por lo tanto, reducir sus costos.

¿Quiénes ganan?

La Ministra de Comercio Industria y Turismo ha resaltado que el hecho de poder llegar a más territorio permitirá que los habitantes de regiones antes aisladas puedan introducir sus productos en el mercado con mayor facilidad o convertirse en recurso humano para el desarrollo de actividades económicas en otras zonas, todo con el fin de diversificar la oferta y extenderla.

Ganan también las empresas internacionales, quienes al ver que Colombia tiene una economía más estable, no lo pensarán dos veces a la hora de hacer negocios con nosotros, lo que permitirá a nuestros comerciantes tener más proveedores y así mismo más clientes dentro y fuera del país.

De manera que por un lado, los comerciantes tendrán estos beneficios, y los consumidores, por su parte, tendrán una oferta más diversa y con mejores precios.

Antecedentes

Evidentemente  era un panorama adverso. Según el estudio “Los Costos Económicos y Sociales del Conflicto en Colombia” el PIB departamental con conflicto armado tarda en duplicarse 18,5 años aproximadamente.

Esto, para los comerciantes que viven en las regiones; pero para los empresarios que requerían extender sus instalaciones (puntos de venta o plantas de producción) a nuevas zonas del país, el panorama también era desalentador, si se tiene en cuenta que “con un crecimiento de los ataques de 10%, se eleva al 4,6%, el porcentaje de empresas que deciden retirarse, especialmente las más pequeñas y las más jóvenes”.

Imágenes: Pixabay, Pexels

 

Comente aquí la noticia